5 libros

Hoy voy a hablar de libros, pero no de mis libros favoritos, ni de mis autores favoritos, ni de mis últimas lecturas. Otro día ya os recomendaré algún libro que me haya gustado mucho, pero hoy voy a hablaros de 5 libros que me marcaron en el mismo sentido. Estos 5 libros que leí en momentos  muy diferentes de mi vida me hicieron querer ganarme la vida escribiendo.

celia

Celia

Leí la colección completa de libros de Celia de Elena Fortún (seudónimo de Encarnación Araoneses de Urquijo) con 8 años. Estoy tan segura de mi edad porque la colección que me compró mi madre a través de Círculo e Lectores se lanzó con el estreno de la serie basada en las novelas, cuyo guión adaptó Carmen Martín Gaite que también prologó esta edición del libro. De pequeña a mí no me gustaba mucho leer principalmente porque los libros para niños pequeños me parecían aburrídisimos (salvo excepciones como los Pato Aventuras). Fue por eso por lo que empecé a escribir: escribía mis propias historias porque no me gustaban las que se suponía que tenía que leer. A los 8 años ya había escrito muchos cuentos y fantaseado con que ser escritora fuera una de mis profesiones futuras, pero Celia fue el primer libro que logró engancharme tanto que algo dentro de mí pensó “yo quiero que algún niño sienta esto con algo que yo haya escrito”.

El Ritual

De este libro no he podido encontrar imagen, ni referencias…¡ni siquiera el libro original que se supone que está en mi casa! así que os lo resumo un poco: una preadolescente tiene que salvar a su hermano que ha sido víctima de un brujo muy malo y para hacerlo se tiene que convertir en bruja, cosa que hará con la ayuda de otro preadolescente que es brujo y guapérrimo (y este libro es muchísimo anterior a Harry Potters, Crepúsculos y demás). Leí El Ritual con unos 10 años más o menos. Era para niños a partir de 13 creo recordar, pero es que el libro era de mi hermano. Como os he dicho, a mí no me gustaba mucho leer, pero mi hermano ha sido siempre un auténtico devorador de libros. Cuando empecé a interesarme más por la lectura me gustaba intentar leer los libros que leía mi hermano por eso de creerme mayor (mi hermano tiene 6 años más que yo). Este libro me hizo querer ser bruja, pero también me hizo escribir unas cuentas historias de brujas adolescentes. Lo que contaba era en realidad la historia que me hubiera gustado que me pasara a mí y eso fue lo que supuso otro punto a favor de dedicarme a escribir: poder crear todas las vidas que me gustaría vivir.

la ley de la calle

La ley de la calle

La ley de la calle es el segundo libro de Susan E.Hinton, autora de Rebeldes. Con 13 años mi prima me dejó Rebeldes y La ley de la calle. Rebeldes me gustó, pero La ley de la calle me fascinó. En ese momento creé varias “bandas”  literarias, con la diferencia de que la más fuerte, la que lo cambiaba todo al final, siempre era un personaje femenino. Esta fue la primera vez en la que creé personajes antes de ponerme a escribir sin más. Los dibujé y describí a todos al detalle, luego pensé en sitios que conocía que daban pie a que anduvieran por ahí y los dejé jugar. Ninguna de las historias la terminé y en gran parte fue por un profesor. Ese año yo estaba en 2º de la E.S.O y en el examen de lengua una de las cosas que había que hacer era escribir una historia. Como ya tenía a alguna de mis bandas creada, decidí que fueran los protagonistas de mi historia. El resultado no fue el esperado. Me pusieron buena nota sí, pero el comentario era que estaba muy bien escrito, pero que todo eran personajes estereotipados y una historia muy forzada. Sinceramente, todavía tengo el relato que escribí y era bueno. No si me diera por publicarlo ahora con 28 años, pero para alguien de 13 años era muy bueno. En ese momento en lugar de plantearme que el que me lo decía era un profesor de sociales al que habían puesto a dar Lengua y literatura, aparqué mi historia y pensé que igual cuando me decían que escribía bien solo se referían a que tenía una redacción correcta. Un mal profesor puede hacer mucho daño. Afortunadamente mi madre sí que me apoyó siempre y me hizo guardarme mis escritos y me alentó a seguir desde muy pequeña y me compraba libretas y todo lo necesario para que siguiera con mi sueño. Afortunadamente también, los buenos profesores también existen y en Lengua tuve algunos de los mejores.

lolita

Lolita

Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mio, alma mía. Lo-li-ta:La punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para posarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo-li-ta. Este inicio es uno de los pocos extractos de libros que recuerdo perfectamente. Es más, también me lo sé en inglés. Y me lo aprendí antes incluso de leer el libro. El primer contacto que tuve con ese extracto fue en una agenda de El circulo de lectores en la que salían fotos de películas con algunos datos. Una de ellas era Lolita, la versión de Kubrick y la versión de Adrian Lyne recién estrenada  ese año. Ese extracto se quedó grabado en mi memoria y cuando fui al videoclub traje Lolita. Yo tenía 12 años y no me dejaron verla. Lo cual solo acrecentó mi curiosidad hacia esa obra, así que cuando tuve oportunidad, un par de años después, de leer el libro no lo dudé. La novela es excelente y sirvió también para aumentar mi obsesión por querer aprender ruso para poder leerla en original (luego me enteré de que Nabokov escribió Lolita en inglés como muchos de sus libros)

mientras vivimos

Mientra vivimos

Esta novela de Maruja Torres ganó el Premio Planeta en el año 2000. A mis manos llegó con una colección que lanzó Planeta con algunos de sus ganadores y finalistas. Esa colección despertó en mí una auténtica obsesión por ganar el Premio Planeta. Ahora, años más tarde, creo que jamás lo ganaré y que es más que probable que nunca me presente. Mientras vivimos es, hasta la fecha, mi Premio Planeta preferido. Lo que me fascinó y me fascina de este libro es que no tengo ni idea de porqué me gusta tanto. Lo leí de tirón y acabé con una magnifica sensación de haber leído algo maravilloso, pero sin saber explicar muy bien porqué me había gustado tanto. Solo sé que a mí también me gustaría que alguien tuviera esa sensación “inexplicable” leyendo algo escrito por mí. Con esta colección, por cierto, también descubrí el único libro que no he sido capaz de terminarme: La mirada del otro de Fernando G. Delgado.

Por si te lo estás preguntando, no, no me gano la vida escribiendo…aún.

Anuncios

6 thoughts on “5 libros

  1. Que el primer libro al que haces referencia sea “Celia” me obliga a comentar… La colección de Celia la tenía mi abuela paterna en su casa… pero la edición que ella había leído en su momento… y a mí me fascinaba!!! yo, que me leía hasta los prospectos de las medicinas, disfrutaba los domingos leyendo todas las aventuras de Celia, Cuchifritín y las monjas del colegio… la serie (y la edición a la que te refieres) me pilló un poco mayor, pero siempre disfrutaré con sus historias, es como volver a tener 7 años un domingo antes o después de comer…
    No me leí “La Ley de la Calle”… pero sí Rebeldes. Me lo leí una noche de reyes que no dormí… pero tan “no dormí” que, cuando vino mi hermana a despertarme, estaba llorando como una madalena debajo de las sábanas a dos páginas de terminar el libro…
    El resto no los he leído… y tal vez solo me apunte el de Maruja Torres (que, muy probablemente, mi madre tendrá por casa y me habrá recomendado un millón de veces jajaja)

    De mis libros, los que me han marcado (aunque no me hayan hecho pensar que quiero ser escritora jejeje), diría que son Matilda, Celia o El Pequeño Vampiro (la colección completa) en la infancia; Rebeldes, Ensayo sobre la ceguera, Las Cenizas de Ángela o los Pilares de la Tierra algo más mayor… y, qué quieres que te diga, Mafalda, Zipi y Zape, 13 Rue del Percebe, Leo Verdura o Goomer los domingos en el kiosko jajaja

    Aunque, si mañana te tuviera que dar esta misma lista, probablemente cambiaría muchos títulos… o, más que cambiar, añadiría…

    1. ¡el pequeño vampiro! qué grande también! eso sí que era un vampiro molón y no el de crepúsculo. yo leí los de mi hermano y también me encantaban. Marcarme en otros aspectos tengo muchíiiisimos libros, darán para más listas jajajjaja
      Dices que te apuntas Mientras vivimos (haces bien), pero Lolita tampoco es como para no apuntárselo 🙂

  2. Yo leí Lolita cuando estaba en 3º o 4º de ESO y me encantó. Recuerdo que por esa época la profesora de Lengua nos daba una lista de libros y de ahí elegíamos unos cuantos y haciamos un comentario… Este por supuesto no estaba en la lista pero yo le pedí hacer el trabajo de Lolita ya que era el que estaba leyendo y me dijo que bueno, aunque no le parecía que a mi edad lo fuera a entender o que fuera apropiado (algo así dijo). Ahora que lo pienso, tal vez a esa edad no pillé todo lo que tenía que pillar del libro pero lo he releído y me sigue encantando y ya ni hablar de las películas jajaja, he visto una vez la de Kubrick y 2 o 3 veces la del 97, que sigue siendo mi favorita, y la actriz que encarna a Lolita me parece perfecta ❤

    1. La actriz era perfecta por el descaro inocente que refleja, pero se le notaba muy mayor bajo mi punto de vista y eso chirriaba un poco. Pero claro, una de 13 no me hubiera parecido muy bueno…El libro buenísimo.

¿Tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s